Consejos y prácticas para incorporar la pedagogía Waldorf en la rutina diaria

La Pedagogía Waldorf es una opción educativa que tiene presencia en todo el mundo, y cada año aumenta más el interés por acercarse a su filosofía. Su origen está en Rudolf Steiner, quien es considerado el padre de la antroposofía, que, en pocas palabras, se podría decir que es una ciencia que busca relacionar la divinidad con la sabiduría humana.

“Antroposofía es un camino de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el ser humano a lo espiritual en el universo.”
Rudolf Steiner

En este artículo presentamos los consejos del blog español Familias en Ruta para comenzar a poner en práctica el legado de la educación Waldorf tanto en la casa como en las escuelas de educación alternativa:

98b7f18bff61e1ba6e8db68a7d6237ba

Cultivar el arte con materiales naturales

Ofrecer a los niños la posibilidad de experimentar con materiales artísticos naturales, como las acuarelas, las ceras para pintar o de modelar hechas de cera de abejas ofrecerles una vivencia que puede ser todo un placer para los sentidos. Otras alternativas menos costosas pueden ser pequeños trabajos con materiales reciclados, realizar pasta de sal casera, o crear un pequeño arenero interior.

Contar cuentos

Contar cuentos es beneficioso para los niños a cualquier edad. Es interesante elegir los cuentos en función de la edad, y de vez en cuando, contar cuentos si el apoyo de imágenes o libros. Para los más pequeños, podemos hacer simples relatos de su vida diaria, y para los más mayores, elegir historias más complicadas. Descubriremos en nosotros mismos la capacidad innata de contar historias, y ofreceremos un bellisimo regalo a nuestros hijos, quienes se nutrirán de ellas. El cuento oral permite que los niños puedan crear sus imágenes internas, y la imaginación creativa es uno de los fundamentos del trabajo académico posterior.

Buscar alternativas al uso de la tecnología

Existen numerosos estudios acerca de la inadecuación del uso de la tecnología en los más pequeños. Su uso no está aconsejado para los menores de dos años, y se recomienda no demasiado tiempo de exposición para los más mayores. Los niños tienen necesidad de experiencias con materiales reales, que les permitan una equilibrada experiencia entre movimiento y juego.

Crear ritmos y previsibilidad

Incluso en las familias con retos más difíciles a nivel de conciliación familia-trabajo siempre es posible introducir horarios y hábitos previsibles para los niños. La previsibilidad de horarios, menús y rutinas ayudarán al niño a sentirse mucho más seguro emocionalmente, y le permitirán conectar con su propio ritmo interior.

cdad2c2ab554ca39de9e4b6112068ca2

Juguetes: menos es más

En términos generales, los juguetes que ofrecen múltiples soluciones y que son más pasivos, permiten al niño desarrollar un papel mucho más activo. Del mismo modo, el espacio de juego es un elemento más a considerar. Resulta aconsejable no abarrotar los espacios de los niños con demasiados juguetes, y mantener su espacio visual tranquilo, para que pueda concentrarse en el juego y no hiperestimularse sensorialmente. El exceso puede crear indiferencia en todos los sentidos y hacer perder la magia del juego.

Respetar el descanso y el juego

El descanso es una parte esencial de la vida diaria del niño. No sólo el descanso nocturno, sino también el diurno. El descanso será distinto obviamente según la edad del niño, en cuanto a horas de sueño y momentos de relajación durante el día. El juego libre, distinto de lo que seria una actividad extraescolar dirigida por adultos, puede ser un descanso incluso para un niño mayor ya plenamente inmerso en el mundo académico. Para uno pequeño puede serlo además el juego en familia o incluso en soledad estando en casa arropado por los suyos.

5aa06a331f417660cec6c4ec3febf869

Compartir las actividades domésticas

Realizar actividades domésticas con los niños puede ser una actividad en familia, en la que se realizan cosas con sentido y útiles para la familia. Limpiar, ayudar en el jardín con las plantas, cocinar… De todas ellas cocinar es una de las actividades más interesantes porque contiene un poco de juego, educación en salud, tiempo en familia, y puede resultar una verdadera ayuda familiar. Haciendo pan, pizza o galletas, los niños podrán además tener una experiencia sensorial y a la vez  ser partícipes de una actividad desde su inicio hasta el fin.

Salir a la naturaleza

Asegurar una dosis diaria de naturaleza a nuestros hijos, en la medida de nuestras posibilidades, incluso si hablamos de un parque cercano a nuestra casa. Ello les permitirá el contacto con los elementos, el descubrimiento progresivo de las maravillas de naturaleza, y unas dosis de movimiento físico imprescindibles también para su salud física. En las escuelas Waldorf se suele decir que no hay un mal clima, sino ropas inadecuadas.

Algunos juegos de exterior podrían ser: jugar con tierra, agua y arena, construir una tienda, jugar con materiales de construcción, cargar cosas con una carretilla, o observar plantas o interaccionar con animales e insectos.

6d1e2278233b5e14c5565a15524ba734

Crear y celebrar las tradiciones familiares

Puede tratarse de celebraciones relacionadas con la cultura del propio país, o del país de acogida en el caso de vivir en el extranjero. No importa si son celebraciones ligadas a una religión, tradición, o si las hemos creado nosotros mismos para nuestra familia. Las celebraciones han sido siempre modos de celebrar los cambios de la naturaleza, sus dones y sus ciclos, y podemos adaptarlas a nuestro propio modo de ver el mundo.

Las celebraciones pueden incluir platos estacionales, manualidades, decoraciones, cuentos, visitas a la naturaleza y recogida de sus tesoros, canciones o cuentos. Este modo de acoger los distintos momentos del año es una gran oportunidad de crear aprendizaje multidisciplinar y de ofrecer a la vez grandes recuerdos y vivencias que harán más sólidos los lazos familiares.

096568ee77d85715c160387030e5b430

Dejar a los niños ser niños

Dejar que los niños vivan sus etapas evolutivas libremente, sin comparaciones con otros, presiones externas ni prisas por adquirir conocimientos o crecer antes de hora en otros sentidos. Proteger a los más pequeños, por ejemplo, puede significar evitar escuchar las noticias delante de ellos.  Ello les permitirá poder desarrollar una imagen del mundo como lugar en el que confiar y permitirles ser niños por más tiempo. Otro modo de respetar sus etapas evolutivas es no avanzar la adolescencia antes de que realmente llegue, ofreciéndoles un tiempo y entorno necesario para establecer las bases de las que se nutrirán cuando lleguen a la adolescencia real.

Cuidarnos a nosotros mismos

Recordemos que los niños muy pequeños aprenden por imitación, y durante mucho tiempo seremos una de sus principales referencias, uno de los espejos más importantes en los que se reflejarán. Buscar nuestros momentos de calma, y modos de nutrirnos a través del arte, lecturas o actividades que nos den energía. Ofrecer una presencia de calidad a nuestros hijos no es un lujo, es una necesidad. Los niños se ven muy a menudo afectados por los problemas de padres hiperpreocupados, estresados o deprimidos. Vale la pena conectar con nuestra propia esencia, no sólo por ellos, también por nosotros mismos.

¿Qué te parecen estos consejos?
¿Has puesto en práctica alguno? ¿Lo harías? 

Cuéntanos en los comentarios

 

Bibliografía:
¿Qué es la Pedagogía Waldorf y cómo incorporarla en casa?
https://familiasenruta.com/experiencias/famenruta/la-pedagogia-waldorf/
Imágenes: Pinterest
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s